Construir en altura: edificio administrativo en la periferia de Sevilla

Nueva periferia, ciudad desestructurada, el no lugar, territorio homogéneo, son características de los nuevos fragmentos que van apareciendo en las ciudades de hoy.
Un intento por cualificar estos espacios es la implantación de focos que equilibren los usos de estos lugares y al mismo tiempo darles dotaciones para convertir esa ciudad desestructurada en ciudad estructurada, ese territorio homogéneo en heterogéneo,
ese no lugar en lugar.

Un edificio en altura tiene dos escalas. La primera, sería la que está más allá de la ciudad, podríamos llamarla “escala metropolitana”. En ella ocurre el edificio en altura como un objeto que aparece en el horizonte de la ciudad.
La segunda es la del hombre, la escala doméstica de la ciudad. Es en esta situación donde debemos abordar las preguntas de cómo llega al suelo el edificio, cómo se inserta en la trama de la ciudad existente, cómo se entra, etc.

Con esta propuesta de construir el vacío se busca urbanizar la torre, generando espacios libres a distintos niveles. Están dispuestos de forma que generan un volumen construido en torno al volumen vacío. Esta red vertical alberga los flujos continuos desde la cota superior hasta la inferior, atendiendo a tres conceptos: recorridos de personas, luz y aire, que se ramifican por los distintos niveles.

La pieza. Concepto.

El volumen construido nace envolviendo a una estructura de vacíos preexistentes, junto a la cual se genera un prisma capaz perfecto. El hormigón blanco nos sirve para plasmar esa sinceridad con la idea generatriz del proyecto que se traduce en el acabado final de la pieza.

El vacío. Proyecto.

La estructura del vacío en torno al cual se desarrolla el proyecto responde a dos conceptos principales. La continuidad del volumen vacío nos permite registrar el edificio en toda su verticalidad y conectar los espacios entre las distintas plantas, mientras que la jerarquización del vacío nos aporta distintas cualidades espaciales, desde su dilatación que se transforma en plaza urbana en altura, hasta la red de espacios más pequeños que funcionan como calles.

Datos del proyecto:
  • Arquitectos: Antonio Alanís Arroyo, Jesús Villalta Alfonsín.
  • Premiado en el concurso ‘La Ciudad Posible’, Cemex España, 2009.